lunes, 23 de julio de 2007

Gloria Bistrita 2 - Atlético Madrid 1



Este sábado se disputaron los partidos de ida de la final de la Copa Intertoto valederos para el acceso a la Copa UEFA. Uno de estos encuentros lo protagonizó el Atlético de Madrid, razón por la que es el primer equipo español en volver al trabajo tras las vacaciones. El equipo cayó derrotado por 2-1 en Transilvania frente al Gloria Bistrita rumano.

La imagen del equipo madrileño fue mala. Hubo despistes defensivos, lentitud en la elaboración de jugadas, producción nula en bandas y un islote solitario como delantero: Mista. Pero vayamos por partes.

Unos pensarán que es vergonzoso recibir dos goles contra un equipo claramente inferior. Otros que lo ridículo es conseguir un único gol, obra de Seitaridis, un lateral derecho. Y otros que ambas lo son por igual. Con todos mis respetos por los primeros y terceros, me alineo con los segundos. No por ello justifico los goles encajados. También es necesario recordar que era el primer partido de la temporada y que el otro equipo venía más rodado. Esto en el fútbol actual iguala mucho los partidos.

Los problemas en defensa se produjeron debido a la poca atención en la medular. En esta zona jugaron Luccin, Maniche y Raúl García. Los dos primeros se supone que ejercen de pivotes más defensivos y el tercero es más creador. Luccin se incrustó entre los centrales muchas veces, robando balones y subiéndolos al ataque. Sin embargo, sus dos compañeros no se ofrecían para recibir. Esto puede ser por un buen marcaje de los rivales o mal hacer de los protagonistas. Quién sabe. El caso es que el francés se veía obligado, además de destruir, a enlazar con los atacantes (Maxi, Petrov y Mista). Esta no es su función porque no tiene calidad ni rapidez con el balón para ello. Los fallos de pases de Luccin produjeron pérdidas que resultaban en ocasiones para el equipo rumano. En mi opinión los que fallaron fueron Maniche y R.García al no ayudar a su compañero dejando que este naufragara solo.

Una decisión discutible es que Aguirre decidiera actuar con un solo delantero, Mista, ante un equipo notablemente inferior. Cierto es que Forlán y Agüero estaban ausentes, y sólo había otro punta en el banco: Braulio, al que utilizó de refresco por el primero al cuarto de hora de la segunda mitad. El resultado fue una lucha sin sentido de Mista contra dos, tres y a veces cuatro defensores. El Atlético ya ha llamado a los dos delanteros ausentes para que el sábado próximo disputen la vuelta de esta eliminatoria. Han visto las orejas al lobo y se han dado cuenta que incluso ganar al Gloria Bistrita, hoy por hoy, no es un trámite para el club colchonero.

Si decepcionantes fueron Maniche y García, no se puede olvidar a Maxi y Petrov, internacionales con Argentina y Bulgaria. Este último salvo correr sin sentido (no pone ni un solo centro decente) y quejarse mucho al arbitro no ha demostrado nada en la liga española. Estas características las tiene algún colega mío y paga por jugar al fútbol.
No quisiera dejar de reconocer a Aguirre los buenos cambios que realizó para dar más aire al equipo, dándose cuenta perfectamente quienes estaban más cansados. No hizo ni un cambio táctico sino que fueron los llamados cambios de muñecos: Petrov por Jurado, Mista por Braulio, Luccin por Costinha.

Esperemos que, sea como sea, el Atlético sea capaz de ganar al equipo rumano en el Calderón el próximo sábado, y por fin podamos volver a disfrutar con partidos europeos a orillas del Manzanares.

No hay comentarios: